Animalismo

noticia patrocinada

 

Ricardo Ruiz de la Sierra

Dice Rosa Montero en su artículo semanal de El País que quiere “un mundo más ético” para humanos y animales. Hoy en día afortunadamente hay leyes que protegen a los animales pues todavía queda algún energúmeno y no se tienen que elegir entre unos y otros. Lo que no ve es que dentro de las organizaciones animalistas hay una deriva supremacista por desconocimiento etológico del medio silvestre y rural o por una crisis social (las carencias afectivas se tratan de suplir con la mascota) que se refleja en una antropomorfización de nuestros animales de compañía antinatura (los besos en la boca a tu perro te pueden provocar hidatidosis). Los que se oponen a la caza, ignoran la enorme proliferación del corzo o jabalí en un campo semiabandonado y que son los principales transmisores de la tuberculosis al vacuno y al hombre. Por no hablar de los estúpidos casos que se hicieron virales del ternero agonizante de las Navas del Marqués y del matadero de Ávila. Por cierto, por si algún madrileño no lo sabe en esos pinares y prados cada día, más o menos, es devorado vivo un ternero por los lobos y los buitres, a ver si también tiene que actuar la fiscalía.

Lógicamente el mundo al que se refiere la periodista, es el de los humanos ricos y sus mascotas privilegiadas, que tienen alojamientos, alimentos y atención sanitaria mejores que los niños del tercer mundo. Yo por eso me declaro “humanista” y abogo porque hasta que no acabemos con el hambre y la pobreza humana o con los ahogados en el rio Grande o el Mediterráneo debería estar penado dar jamón york, poner abriguitos o incinerar a los perritos cuando se nos van. Los burgueses, ahítos e idiotizados por la tele, sólo quieren compartir su riqueza con sus mascotas (es muy habitual ya cuidar más de una) e incluso algunos prefieren su compañía a las de otros seres humanos porque no les corrigen ni les cuestionan.

Como humanista, me indigna que se gaste una ingente cantidad de dinero en mantener indefinidamente a los perros abandonados, buscando dueño incluso en el extranjero; o que a la orangután Sandra (tendrá que ser en mayúscula) el ayuntamiento de Buenos Aires le pague un viaje a Florida, presupuestado en 60.000€, por orden de la jueza que le declaró “persona no humana” y que asegura que “no hay nada más inocente que un animal”. A ninguno de los inmigrantes detenidos se les aplica el  “Abeas Corpu” con el que se ha protegido a la orangután.

Aprendí de los boys-scouts a amar y a respetar la naturaleza, que no somos la única especie que habita el planeta y que los maravillosos animales y plantas que la pueblan no son cosas ni objetos. Posteriormente me hice veterinario y no es ningún descubrimiento de los expertos reunidos en Cambridge en el 2012 que los animales tengan sistema nervioso: neuronas, neurotransmisores químicos y una fisiología que les permite interaccionar con el medio ambiente pero, de ahí a interpretar que más que movidos por instintos, tengan plena consciencia de su existencia y su finitud, como rasgos de la personalidad humana, va un mundo. Si he pensado alguna vez que tienen momentos conscientes por la forma en que interactuamos y el beneficio emocional que recibimos al convivir o trabajar con ellos, sobre todo una manera de estar que parecen saber más que nosotros de las leyes que rigen la naturaleza (no sé si por la posibilidad remota de ser almas reencarnadas y haber hablado con San Francisco de Dios).

Los niños sí que son las principales víctimas de las desigualdades sociales del mundo o de la ira de los adultos civilizados o no, sin culpa alguna. Yo incluiría a la humana en primer lugar de la lista de especies amenazadas en algunas zonas de África y Asia por la mortalidad infantil. Hay  muchas ONGs dispuestas a recibir ese dinero gastado sin el menor “sentido común humano” para luchar contra ello. De ningún modo acepto que en los países ricos los perros y los gatos lleven una vida más cómoda que millones de personas en los países del sur, o sin ir tan lejos, que muchos niños internos en nuestras instituciones, por desestructuración familiar, tengan menos afecto que nuestros animales de compañía, en espera de que algunas familias les adoptemos o acojamos ¿No despiertan estos niños más comprensión y solidaridad? ¿Es que no dan más satisfacciones y hacen más compañía que un perro, aunque suponga un mayor compromiso? Si no es así, es verdad que las teorías de Darwin han muerto, porque para él la empatía, el humanismo fraternal era el causante del éxito de nuestra especie en mayor medida que la competencia. Después de treinta y cinco años de ejercicio profesional y de cuidados adecuados a mi propia mascota, he visto muchas personas muy sensibles con el sufrimiento de los animales que son poco sensibles con el sufrimiento del prójimo y casi todos militan en estas organizaciones.

Ricardo Ruiz de la Sierra

Ricardo Ruiz de la Sierra, es un escritor que empezó a escribir movido por su inquietud humanística y el interés hacia la espiritualidad y colaborador de medios tan prestigiosos como el periódico “ABC” y diversas publicaciones en cartas al director en “El Mundo” de Valladolid y “El Norte de Castilla”, actualmente coordinador de las jornadas literarias de Ateneo Escurialense.

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Respuestas

  1. Teresa dice:

    Ama al prójimo como a ti mismo y después cuida de los animales.

  2. Angel dice:

    Comparto tu punto de vista Ricardo. Gracias por ser una persona tan lúcida y comprometida.

  3. Gemma Quirós dice:

    Qué grande, Ricardo… Buen artículo, como siempre.

    • Felipe dice:

      Estimado lector” Felipe” aquí debería estar un comentario suyo, pero le dire… que cada uno es muy libre en este medio de escribir sus ideas tal y como las piensa, menos el que lo usa para insultar como hace usted. No estar de acuerdo con una opinión no le da derecho a usted a insultar a nadie y menos en nuestro medio, así que como seguramente entenderá la opinión que sobra aquí es la suya mientras siga insultando.
      Un saludo.
      P.D.: Yo si soy de Madrid, me explica usted donde esta el logro de ser superior a los demás por ello.

      • Mago Blanco dice:

        Estimado lector” Felipe” aquí debería estar un comentario suyo, pero le dire… que cada uno es muy libre en este medio de escribir sus ideas tal y como las piensa, menos el que lo usa para insultar como hace usted. No estar de acuerdo con una opinión no le da derecho a usted a insultar a nadie y menos en nuestro medio, así que como seguramente entenderá la opinión que sobra aquí es la suya mientras siga insultando.
        Un saludo.
        P.D.: Yo si soy de Madrid, me explica usted donde esta el logro de ser superior a los demás por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies