Aprendí a vivir en la miseria

noticia patrocinada

El día amaneció como uno más de tantos otros. Una mañana invernal, fría y de color gris sucio. Un desapacible día de enero en Madrid. El termómetro de la marquesina de la parada de los autobuses marcaba -3ºC y eran las 09:00 a.m.

Como todos los días, nada más despertarme saludaba a mi leal compañero de fatigas, Capitán. Así llamaba yo a mi perro. Le puse este nombre en homenaje a un can argentino que, habiendo muerto su dueño, permaneció durante diez años junto a su lápida haciéndole compañía y esperando un regreso que, irremediablemente, no se produjo.

Odiaba el invierno, era la estación que más temía, la más dura y ardua de combatir. Pasábamos mucho frío; los cartones y las mantas apenas nos guarecían, y ambos nos abrazábamos para darnos calor.

Dormíamos muy cerca de un instituto, en el soportal de la entrada a un  local que estaba en espera de ser alquilado y cerca de un parque al que acudía cada día para asearme y lavar los platos y cubiertos. Algunas mañanas sentíamos el calor de los chicos que estudiaban allí y que nos obsequiaban; a mí con un termo de café caliente y a Capitán con halagos y caricias acompañadas de latitas de paté, por parte de sus madres.

A veces, conversando con ellos, les decía que, aunque el frío duela, hay vida en nuestros sueños porque cada día es un comienzo, una nueva batalla que ganar y de la que salir ileso. Una lucha para sobrevivir y ser más fuerte. Luego, a solas, con la mirada perdida, me envolvía en mis    pensamientos. “Qué triste ser pobre”. Dar lugar a que sientan lástima por ti, pena, o lo que es peor, asco y desagrado. Tener que vivir de la caridad de la gente buena. Y una vez más me arrepiento de cómo llegué a esa situación. “Las malas compañías, las deudas, mi mala cabeza”…

Pero aprendí a vivir en la miseria. Conforme pasaban los años, como cualquier persona, de cualquier condición, me buscaba una seguridad, una estabilidad, unas veces me duraba más y otras menos, pero he de reconocer que tuve suerte. Con el pasar del tiempo, lo que a ojos de otros era ruindad, para mí era mi vida, y a mi manera me encontraba bien conmigo mismo y con mi Capitán.

La compañía de los chavales me enorgullecía y me sentía bien; me aceptaban, no les producía indiferencia y escuchaban con interés mis historias; unas veces reían y otras se emocionaban.

Un día encontré unas hojas de periódico en el suelo y un titular me llamó la atención: “El 29% de los niños madrileños se hallaban en riesgo de pobreza”. Aquella noticia me afectó. ¿Cómo podía ser posible?, se me hacía impensable que ese porcentaje tan alto pudiese afectar a personas tan inocentes y frágiles. Y esa cifra -decía el periódico- iba en aumento.

Con aquellas páginas en mi mano, sentado en un banco, recordé unas palabras de José Mújica, en torno al verdadero precio de las cosas: “La única que no se puede comprar es la vida. La vida se gasta”.

Perboral

Mago Blanco

Mago Blanco: Fº Javier Flores Nácar Administrador y Creador del "Grupo Si Estas Estoy y del programa de Radio-Online Sonidos Flamencos. Apasionado del Diseño Web, la música, la originalidad, las personas,, Un amigo si tu lo eres... Si Estas...Estoy...

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies