Basilio

noticia patrocinada

 

Tumbado en su cama con una camisa de dormir larga hasta los tobillos, Basilio soñaba que un tiburón le atacaba. Del susto que se pegó despertó; o al menos eso creyó.

-¡Qué ha pasado! -exclamó-. Nadie contestó. Se bajó de la cama, pero no había suelo. Intentó encender la lámpara, no la encontró. De pronto se hizo la luz; un fogonazo iluminó su calva.

-¿Hola?¿Hay alguien ahí? –dijo tembloroso.

-Hola, Basilio –una cálida voz femenina contestó–. Soy yo, Malena.

Basilio no palideció porque ya estaba pálido. No se sentó porque no había donde sentarse. No se desmayó porque era todo subconsciencia. Ante sus ojos se encontraba la que había sido su mujer hasta que la muerte los separó (la mató a disgustos). Toda luz, etérea y brillante, había rejuvenecido, si es que se podía decir así.

-¿Estoy soñando? –preguntó.

-No, Basilio. Te has muerto -rió Malena.

-¡Cómo! ¿Ahora? ¿Por qué? ¡Yo no quiero esto todavía! -dijo exaltado.

-Ven conmigo. La que había sido su mujer le señaló con el flotar de su brazo un camino.

Suspendidos en el aire recorrieron un pasillo oscuro hasta llegar a una boca de luz que abría paso a una gran sala atiborrada de personas traslúcidas. Se acercaron a un dispensador de turnos de color rojo, y Malena, con toda su delicadeza, le cogió número a Basilio.

-Tienes el 53.886.143.679

-Pero este número, ¿para qué?,¿qué es esto?, ¿dónde estamos? -preguntó el hombre confundido con el papelito en la mano.

-Estamos en el purgatorio, ¿no te has fijado que no hay niños? Ellos no pasan por aquí. Tú sí. Lo has hecho tan mal que te toca repetir. Has suspendido con muy deficiente; ¡ntch, ntch, ntch! -Malena chasqueó la lengua contra el paladar en signo de desaprobación-. Cuando te llegue el turno tendrás que dar cuentas de todo, y no a mí.

Los ojos del hombre, trazados con compás, no parpadeban, y, como no reaccionaba, Malena continuó:

-Bueno, Basilio, que tengo trabajo. Ya nos veremos. O no -Malena rompió a reír. Se giró sobre si misma y salió de la sala dejando sus carcajadas campaneando en el cerebro de Basilio.

                                                                                       Cristina Hernández

 

Mago Blanco

Mago Blanco: Fº Javier Flores Nácar Administrador y Creador del "Grupo Si Estas Estoy y del programa de Radio-Online Sonidos Flamencos. Apasionado del Diseño Web, la música, la originalidad, las personas,, Un amigo si tu lo eres... Si Estas...Estoy...

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies