Confinados ilustres (IV): Lope de Vega y Cervantes, enemigos intimos


El Madrid del pecado

      El Barrio de las Letras, durante el siglo XVII, estaba lleno de gañanes y de huertas (de ahí la calle de las Huertas), de prostíbulos y de pícaros, de señoras de mala vida y de mujeres que suspiraban en loor de santidad. En este barrio vivió Lope de Vega (1562-1635) sus últimos años. También lo hizo Cervantes (1547-1616) en la época en que escribió ‘Viaje al Parnaso’. La película ‘Lope’ puso de moda entre los extranjeros el viejo barrio madrileño, por donde aún se puede seguir el rastro de estos dos escritores que se miraban de reojo.

El destino es juguetón y ha querido que la casa de Lope de Vega (visitable y magníficamente conservada) esté en la calle Cervantes y que Cervantes fuese enterrado en el convento de las Trinitarias, situado en la calle Lope de Vega. Una placa en el altar de la iglesia del convento recuerda que los huesos de don Miguel reposan aquí.

Además de compartir rivalidad, los dos autores compartieron desventuras, pues ambos fueron desterrados. Para ser exactos: Lope confinado a Valencia y Cervantes raptado por unos piratas bereberes que le llevaron hasta Árgel. A Lope lo condenó un tribunal como consecuencia de insultar por lo fino a Elena Osorio, quien le dejó por un hombre de negocios. Despechado, escribió varios sonetos.“Una dama se vende a quien la quiera./En almoneda está./ ¿Quieren compralla? Su padre es quien la vende,/ que aunque calla, su madre la sirvió de pregonera”. Ocho años estuvo recluido en la ciudad del Turia.

La casa de Lope de Vega (en el once de la calle Cervantes) tiene un jardín -se conserva en buen estado- donde el celebrado autor organizaba veladas poéticas y pequeñas representaciones teatrales. Jamás invitó a Cervantes. A Lope se le atribuyen más de 1.500 comedias y 3.000 sonetos. El Fénix de los Ingenios era un hombre de buena presencia que tuvo dos oficios: escribir y conquistar damas. En los últimos años se ordenó sacerdote para lavar su mala conciencia, pero las tentaciones del demonio podían más que él. Siendo sacerdote se enamoró de Marta de Nevares, ‘Amarilis’, una mujer morena de ojos verdes que le trajo por la calle de la amargura.

Peor suerte tuvo Cervantes: tras quedarse inutilizado de la mano izquierda en la batalla de Lepanto (recibió el impacto de un arcabuz) quiso regresar a España para presentar credenciales y ascender en el Ejército. No pudo ser, la galera Sol fue abordada por una flotilla de piratas. Los secuestradores, camino de Argel, le confiscaron una carta de recomendación del duque de Alba; pensaron que era una persona principal y pidieron un rescate de 20.000 ducados. Cinco años estuvo en manos de sus captores. Se intentó escapar cuatro veces, pero nunca lo consiguió. Finalmente fue liberado por los padres trinitarios.

Agua bendita y algo más

       Al lado de la casa de Lope de Vega hay actualmente una churrería. En el Siglo de Oro no existía esta churrería. Lo que había era un prostíbulo. Se llamaba Las Soleras y era el más famoso y cotizado de Madrid. Esta mancebía admitía niñas de doce años en adelante para ejercer lo que se llamaba ‘placeres de Venus’. Lope, que vivía puerta con puerta, lo visitaba con frecuencia. Felipe IV, por consejo de su padre, Felipe III, se estuvo ‘entrenando’ en ella hasta que consumó su matrimonio con Isabel de Borbón. Había un dicho en la época que decía: ‘En la calle de las Huertas hay más putas que berzas’.

Los prostíbulos eran abundantes en un barrio que ha tenido varios apodos a lo largo del tiempo: barrio del Parnaso, de las Musas, de los Literatos… Durante el siglo XVII, comediantes y comediantas iban a misa de once a la iglesia de Jesús de Medinaceli. Se llamaba ‘misa de las Marías’, pues muchas de estas actrices de teatro se llamaban así. Una de las más famosas, María ‘la Calderona’, fue amante de Felipe IV. También asistían damas de alta alcurnia. El quid de esta misa giraba en torno a las pilas de agua bendita (todo en el Barroco tiene la impronta del ‘nada es lo que parece’). Los hombres se colocaban en torno a ella, se mojaban los dedos y ofrecían agua bendecida a la dama de sus sueños. Si la mujer aceptaba el agua y tocaba los dedos del varón, era señal de que quería algo más. El adulterio -entre y aristócratas y señoras de alto copete- se consumaba con esta agua y con alguna alcahueta que contrataban.

En aquellos tiempos se llevaba la tez pálida y para ello las damiselas tomaban vinagre, se empolvaban la cara de arroz y engullían trozos de barro. ¿Por qué barro? El barro no deja absorber el hierro, lo que contribuye a la palidez. Los labios se los coloreaban con cera. Quevedo, al respecto, decía: “Prefiero besar un hocico, que está vivo, a un cirio, que sabe a muerto”.

Las calles de Madrid se comenzaron a bautizar en el siglo XIX. Antes se las conocía por los ‘apodos’, como a la gente en los pueblos. Así, la calle del León tiene su origen en que había un vecino que exhibía un león en una jaula. En la del Lobo (actual Echegaray) había un comerciante que colgaba una piel de lobo en la puerta de su establecimiento.

Comerciantes, artesanos, estudiantes, clérigos y pueblo llano gustaban ir a las corralas para asistir a las representaciones teatrales. Andando el tiempo se pondrían de moda los colmados y cafés cantantes. Uno de los más visitados -el preferido del dictador Miguel Primo de Rivera- era el Villa-Rosa, en la calle Núñez de Arce, inaugurado en 1919. Estaba especializado en música flamenca y conserva una preciosa azulejería en la fachada. Se le considera uno de los primeros bares de copas de la capital. Un lugar para beber, charlar, reír y, cómo no, pecar… o al menos intentarlo.

 

Tomás García Yebra

(continuará)

 

 

 

 

Imagen: Luis García / CC BY-SA 3.0 ES


Mago Blanco

Mago Blanco: Fº Javier Flores Nácar Administrador y Creador del "Grupo Si Estas Estoy y del programa de Radio-Online Sonidos Flamencos. Apasionado del Diseño Web, la música, la originalidad, las personas,, Un amigo si tu lo eres... Si Estas...Estoy...

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo… .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies