Deambulador solitario (II): Encuentro nocturno

noticia patrocinada

Encuentro nocturno

Iban y venían los días, moviéndose con sus altibajos, preocupaciones; iban y venían con las aprensiones y temores de una convivencia insólita.

Las mañanas desembarazaban mis inquietudes, búsquedas de trabajos, cursos de capacitación profesional; por las tardes, conferencias y visitas culturales. ¡Ahaaa…, pero las noches eran otra cosa!… Las reflexiones y las meditaciones también me abrían a una vida libre y más confiada con los demás.

Y así conocí a Ricardo. Como cualquier otra noche de verano salí a dar un paseo, a tomar algún refresco y, si se terciara, a encontrar alguna compañía femenina.

Me dirigí al pub Irtish, de ambiente irlandés; allí estaba Ricardo solo y pensativo; tomaba una cerveza. Me senté en el zaguán, frente a él y pedí un bíter con rodajas de pomelo.

Subían las melodías musicales que se alternaban con notas estentóreas del piso inferior; allí se reunían los jóvenes con su algarabía.

Me asolaban mis pensamientos intuitivos, infringían el entorno que me circundaba y me transportaban a un laberinto -del que no sé salir todavía-. Cuando miré el reloj me di cuenta de que se había parado; entonces pregunté la hora a Ricardo.

-¿Me podría decir la hora, por favor?

-Como en otras ocasiones -quizás por charlatán- proseguí la conversación.

-Me llamo Carlos. A veces, después de cenar, vengo a tomar algo -expliqué.

-Yo me llamo Ricardo, encantando -contestó él.

-Encantado -respondí.

-Yo también, a veces, salgo a pasear con el hurón; pero hoy mi amiga ha ido a ver a su madre y he salido solo -me dijo.

-Hace tiempo salía con una amiga -le dije-. La conocí aquí, en unas vacaciones; era extranjera y viajaba mucho; nos veíamos con frecuencia; luego se arruinó y dejó de venir.

-¡Qué cosas pasan!; y ¿cuánto duró esa relación?

-Varios años -contesté.

-Entiendo; hay que prevenir y comedir las relaciones, también en las del trabajo. ¿No le parece?

-Algo así debería ocurrir -asentí-; contrastar los pros y los contras.

Ricardo se despidió, pero nos deseamos volver a vernos y seguir charlando.

 

Pluma de Apache

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies