DESGARRO


 

DESGARRO

 

Se le perdió la esperanza…

La tormenta retornaba.

Atronando en su cabeza,

con situaciones pasadas.

 

Rayos de melancolía,

el cuerpo le atravesaban.

Le partió en dos la vida,

se le difuminó el alma.

 

No esperaba más mentiras…

Más traición en las miradas.

Le sacudió el golpe bajo,

descubrió la retaguardia.

 

Soldado de mil batallas…

Ya se bate en retirada.

Con una guerra perdida,

con la vida desgastada.

 

No alzó la vista al cielo…

Entregó todas sus armas.

No seguiría luchando,

su triunfo fue la nada.

 

Esa nada que le inunda…

Se llenó todo de nada.

¿Qué digo yo? la esperanza,

le absorbió hasta las entrañas.

 

¡Adiós! batalla perdida…

¡Adiós! miradas que matan.

¡Adiós! a toda una vida.

¡Adiós! maldita esperanza…

 

Desgarro Poema de Mago Blanco

 

Mago Blanco

   CC by-nc-nd 4.0


Mago Blanco

Mago Blanco: Fº Javier Flores Nácar Administrador y Creador del "Grupo Si Estas Estoy y del programa de Radio-Online Sonidos Flamencos. Apasionado del Diseño Web, la música, la originalidad, las personas,, Un amigo si tu lo eres... Si Estas...Estoy...

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo… .

1 Comentario

  1. Leí este poema antes de que se publicara en esta página. Me lo mandó un buen amigo, escritor, pidiéndome comentarios que su autor le había solicitado. Tomás (el buen amigo) me trasladó que el poeta quería un parecer directo y descarnado, y tras leer un par de veces el texto, vertí en un email rápido dos cosas que me sacaron el poema, una de ellas relativa a las tildes y la otra referida a un significado peculiar sobre la retirada que me pareció confuso.

    No le di una segunda vuelta, no llegué a entrar en el contenido del poema. Creí que la sinceridad y la inmediatez debían presidir mi aproximación al texto y que incluso mi respuesta, algo desabrida, significaría un acicate para el autor.

    Esa misma tarde releí “Desgarro” con menos prisa, sentado en una pantalla más grande que la del móvil (perpetuo apéndice de la mano) y observé que el texto, o quizá yo, había cambiado.

    Encontré algún giro que resonó en mí y un cierto hilo fatalista que me resultó muy apropiado al espíritu de los tiempos de la pandemia. En ese momento pensé en el efecto que mi breve respuesta al requerimiento de Tomás podría haber causado en Paco Flores, un hombre que compartía su alma en un grito corto y terrible y que recibe, a cambio, un lacónico latigazo que señalaba dos anécdotas y parecía desechar la categoría entera, el fondo y mensaje del poema.

    De ahí concluí, sin más fundamento que mi soliloquio mental, que Paco Flores revisaría disgustado su poema de principio a fin o que, peor aún, lo arrumbaría en un cajón de su dispositivo.

    Pero no, por fortuna. La mañana siguiente comprobé que el poeta había publicado “Desgarro” en Cosas de un Pueblo, habiendo hecho un par de cambios que, al menos a mí, me permitieron olvidarme de lo formal y entrar en lo literario.

    Y comprendí que estaba ante un poeta de verdad, un poeta sufrido que recibe una crítica arisca y toma de ella lo que le parece que es conveniente, sin mayor alharaca. Y publica el poema, y lo lanza al mundo a que viva el tiempo que haya de vivir y a tocar el alma de quien haya de tocar. Porque un poeta escribe un poema cuando el dolor de haberlo escrito supera al dolor de no hacerlo, y el texto ha cobrado vida propia, cosa que Paco Flores detecta y ante la que se rinde.

    Eso es poesía. Y eso es un poeta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies