Diario de un SOS 4×4 en la Gran Nevada de Madrid


 

Nuestro aplauso a esos “Ángeles de la Guarda” que han resultado ser SOS 4X4, y entre ellos nuestro amigo Daniel Gala, yo personalmente abogaría por el Premio Princesa de Asturias a la Concordia por lo que habéis hecho. ¡Gracias!

También queremos dar las gracias a Felix Rosado creador del artículo en Madridpress.com, y que nos ha cedido gentilmente.

Cosas de un Pueblo.


En plena pandemia, aparece la tormenta Filomena, es 8 de enero de 2021. Aunque ya estábamos avisados, llega a la capital de España la que ya ha sido denominada como la Gran Nevada. Daniel Gala es un amante del motor, todo aquello que queme gasolina le encanta, tiene un pequeño taller mecánico en el “barrio la Pili”, como dice él, nombre de su madre, e intuye viendo la manera de nevar que no tiene buena pinta la situación. Se ha prestado a contar su testimonio a Madridpress.com después de formar parte de un grupo SOS 4×4 en Madrid.

Felix Rosado.

Se ha convertido en uno de los héroes solidarios para muchas personas que requirieron la ayuda de estos conductores y sus todoterreno para atravesar la ciudad, desde el Barrio del Pilar, como ambulancias improvisadas de alto riesgo en medio del temporal. En su relato recuerda sus primeros contactos con las nevadas. “Recuerdo cuando a mis 20 años flirteaba con mi chica, ahora mi esposa Irene en un pueblo, Las Navas del Marqués donde nos conocimos, aquellas nevadas que vivimos tantas veces juntos y salíamos a comernos el mundo, cuanto más difícil y arriesgado era la conducción más me atrevía y me sentía más grande y la impresionaba más, esta chica es mi chica para siempre. Lo conseguí, fruto de ello dos maravillosas y preciosas hijas de 6 y dos años, Iris y Thais”.

Pero vayamos al lío, dada la especial situación creada en Madrid el pasado fin de semana, se puso piensa que te piensa qué hacer: “Ya sale humo del coco y todo, entonces decidí ofrecer mis servicios en redes sociales para ayudar a mis vecinos, amigos y clientes. Yo sabía que con mi FORD F150 podría moverme a casi cualquier sitio por si había alguna urgencia dado que muy poca gente podría tener movilidad”.

No sabía si su iniciativa tendría algún efecto. Al principio, cuenta, “me dije, nadie lo necesitará, será mejor que te dediques a comprar el pan y llevarlo a sus casas y tú a la tuya o a jugar con tus hijas en la nieve, por si acaso envié unos mensajes a mis conocidos de bomberos y policías, ofreciendo lo mismo, pero aquello parecía que no iba a ser necesario”.

Pero pasaron las horas y cuando ya había admitido que venga, a acostar que es hora, atención, suena el teléfono. “Un diga emocionado, y buahhh digo para mí, el presidente de la asociación del barrio me ofrecería algo de su empresa Alvamedia. Me equivoqué estaba dispuesto a ayudar como yo, no dudé en ponernos mano a mano y generar un grupo de 4×4 del cual sería el coordinador”.

Entonces empezó a buscar compañeros, se juntaron: Dani Goma, Trebor, Fran, Javier, Guillermo, Ángel, Elena, Raúl, Marine, Curro, Enrique y alguien más, seguro. “Pero no recuerdo, perdón…  más Fernando y Daniel Gala formamos SOS4x4 Barrio del Pilar”.

La cosa se puso en situación de espera. “Esto parecía un rollo, sigo aquí sin hacer nada y no encontraba cómo ayudar. Investigué un poco por los foros y apareció una enfermera, Natalia, la cual dio mi teléfono a varios hospitales”.

No pasan 5 minutos y suena el teléfono, Hospital Princesa, paciente diálisis, calle Costa Rica al hospital.

“¡Dios qué nervios!, vamos, vamos, Irene ayúdame a preparar agua y una galletas, parece que esto ha dado resultado y nos necesitan, nervios y más nervios, volando hacia el garaje y arrancar motores, puff cuánta nieve, no sé si voy a ser capaz. Vamos Dani, no hay nada que te pare, somos dos máquinas a cual más bestias, yo y mi coche”.

Sus recuerdos ya no paran. “Nada, primer contacto con la nieve y nos hicimos amigos. Sin problema llegada a por paciente, llamada telefónica y a buscarle al portal, ¡oh no!, primer problema, rampa con nieve, persona de edad avanzada, ¡fíjate qué suerte!, un coche de la Guardia Civil, les pido ayuda, parece que no les ha hecho gracia, están bastante cabreados y me tratan de bicho raro, pero consigo convencerles que me ayuden. Resuelto, camino al hospital la Princesa, nos reciben con los brazos abiertos y yo con mucha vergüenza, todo el equipo aplaudiéndome, no sabía dónde meterme, yo estaba disfrutando y no pensé que era tan importante tener que ir al médico.

Terminado, me informan que el Ramón y Cajal está dando altas y no se pueden ir a su casa.

Vamos para allá, en el camino acerco a varias personas a sus destinos, mejor, más paseo por la nieve, ya no me para nadie, telefoneo al Ramón y Cajal y me presento, 10 minutos después es necesaria  mi presencia allí. Vamos, vamos, más paseos, más nieve, qué bien me lo estoy pasando.

Recojo a Elena y su padre, a primera vista gente normal, que ha ido a diálisis y les recibo con un: voy a ser vuestro chofer.

Hay que llevarlos cerca del cementerio de la Almudena, pero ahí la cosa está chunga y no consigo llegar a su puerta, vaya qué faena, lo siento tenéis que ir andando 50 metros, me es imposible llegar, en ese momento con su agradecimiento vi que eran gente especial.

Vuelvo al Ramón y Cajal, nos necesitan otra vez, pero antes en Montecarmelo me contactan, que hay una persona que se asfixia y es imposible entrar, me pide ayuda otro compañero y vamos juntos, consigo entrar, mucho esfuerzo, yo y mi máquina, pero lo hemos conseguido, qué mal rollo, no respira bien, ¡vamos vamos, rápido!, al RyC, problema, coche en medio de la calzada, tranquilo es la GC,  toco claxon, ¡dejarme pasar! grito, casualidad los mismos de antes, el borde y sus compañeros, me dice “estoy haciendo mi trabajo y usted se espera, me importa una mierda donde vaya”, claro, cualquiera le dice nada, sí señor, lo que usted diga, espero aquí y el enfermo también, a sus órdenes y cállate no sea que encima nos multe o nos arreste, pero bueno llegamos al RyC, y todos bien o regular.  Me han dado mascarillas nuevas y  guantes. Gracias chicos.

Desde aquí una embarazada de 8 meses, hay que ir a Tres Cantos, qué miedo, en cualquier bache sale el niño. Pero llegamos a la puerta de su casa y todo perfecto, lo único que me estrené con la pala pero sin problemas. Volvemos a Madrid hay camino por delante, es ya un poco extraño todo esto, RyC recogemos al señor que se asfixiaba le han dado medicación y para Montecarmelo. Hay más gente esperando de diálisis a su domicilio. Llevamos otro paciente a Arturo Soria y me retiro 6:30 am llego al taller, desinfecto el coche y me subo a casa a descansar 7:00 am.

10:00h Domingo, 10 de enero

Salgo de casa, a sacar el coche de un amigo. ¡Ojo!, al frente señor con perro suelto, todos por la calle, ya no existen las aceras, en la trayectoria, perro debajo de mi coche, ¡oh no, dueño a salvar al perro, también en medio!, susto, no frena, no frena, casi por los pelos. Parece que esto le ha sentado muy mal, quiere bronca, intenta abrir mi puerta, me increpa… mejor sigo no le hago caso. Parece que cuando nieva los coches van volando y los peatones por el asfalto. Qué raro, yo no lo entiendo así pero bueno, quizás sea yo el raro.

Siguiente, Las Tablas-Mercamadrid. Pelea, pelea contra la nieve, y más nieve rompiendo como las olas. Un poco largo y sin nieve apenas, un poco aburrido.

Vuelta al taller, vaya, coche atascado, otro, otro, una grúa, venga saquemos a todos de aquí, solucionado, cómo no, 100 metros más adelante una furgoneta.

La noción del tiempo está perdida, 17:00 horas vamos a comer y descansar, sí, salimos otra vez, son las 20.00 horas y de vuelta a casa, las 3:00 de la madrugada. Vaya paliza”.

Lunes 11 de enero

La historia continúa, brazos rotos, piernas, muñecas. ¿Qué está pasando?, se pregunta Daniel. “Solo hay que roturas de huesos, qué miedo, ah no, que es por el hielo, claro el hielo, creían que era solo para los cubatas y no hace daño”… otro sin fin de servicios. De repente, cambio de tercio, contacto del Ramón y Cajal: “Nos llama, Nuria, que si podemos llevarla a casa, claro que sí, sin problema, nuestra súper médico, recogemos  a Ángel del hospital la Moraleja y nos vamos a casa.  Esto se está convirtiendo en locura, no puedo más, nunca había vivido tantas desgracias juntas, ya no es tan divertido, está siendo un poco traumático”.

Recogida de personal de la Paz, a sus domicilios. Médicos, enfermeras, arriba, abajo, para allá y para acá.

Otra novedad. “Nos requiere Policía Nacional para inspeccionar la zona donde no pueden entrar sus coches, esto es diferente, yo llevando en mi coche a los nacionales, el mundo al revés”.

Llegada a casa 00:00 horas.

Martes 12 de enero

Descanso merecido.

11:00h mensaje recibido de Elena:

“Elena ha vuelto a no tener cómo volver a su casa y está con su padre en el RYC, me pide que necesita a su ángel otra vez, y si podemos ir alguien, por supuesto no lo dudé.

La cosa se complica, las niñas están sin colegio, Irene trabajando, ¿las dejo solas? No, es verdad, están mis grandes vecinos, los heavys se quedan con ellas, yo tengo que salir, gracias Yoli y sus niñas.

Solucionado todo, mis hijas atendidas y Elena en casa. Gracias por tus magníficas palabras.

Visita obligada a Bomberos y a Policía Municipal de Tetuán y mi gran amigo (el alto, alto) sí, sí, tú el que lee. Los cuales nos habéis ayudado y apoyado cada momento y cada hora.

Muchas anécdotas, bonitas y no tan bonitas, se quedan sin contar por tiempo, espacio y no aburriros, quizás estén algo descolocados los servicios, pero el agotamiento mental y físico ha pasado factura, han sido tantos que no recuerdo muchos de ellos.

Quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible esta buena labor que nunca olvidaremos: Talleres Dayre, SOS 4X4 Barrio del Pilar, Alvamedia, Policía Municipal, Policía Nacional, Bomberos, Ayuntamiento Barrio del Pilar, Hospital La Princesa, el Ramón y Cajal y La Paz.

Muchos kms y kms, horas y horas, alegrías y penas, ha sido muy bonito y reconfortante para cuerpo y mente esta experiencia extraordinaria”.

 


2 Respuestas

  1. Danny dice:

    Mago blanco. Gracias por publicar mi historia e informar al que considero mi pueblo. Un gran abrazo Naveros. Esto para vosotros sería pan comido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por   primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos   para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como   spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo…



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies