El Pasatiempos II

noticia patrocinada

El ocio, aunque forzoso, debe ser de provecho. Aunque tal propósito pueda ser, depende para quien, una pérdida de tiempo como cualquiera otra.


TERRORISMO LOCALIZADO

La soflama “JE NE SUIS PAS CHARLIE”, es mucho más rigurosa y cierta que su contraria “JE SUIS CHARLIE”. Stéphane Charbonnier, “Charb”, D.E.P., director de la revista satírica, fue único como todo ser humano. E irrepetible, si los científicos no me desdicen, teniendo como cierto que en caso afirmativo, no les interese.Genéricamente y en los genes, (otra vez con permiso de la ciencia) se puede afirmar que el humor es un rasgo inherente al español más que a ningún otro. Tan presente en su día a día, que se ríe hasta de su propia sombra y no siente pudor al servirse del mismo en cualquiera de sus modalidades: absurdo, crudo, negro….

Al fin y al cabo, España es cuna de prestigiosos autores literarios dotados de ingenio y agudeza sin par. Este carácter nuestro, motivo suficiente por otra parte, para suscitar desconfianza en algunos de nuestros socios europeos, es de gran utilidad para facilitar una mejor disposición al trasiego diario. Aunque ese, es otro tema.

Y mejor que nadie, los españoles digo, sabemos que la gracia, el salero, la chispa y otras cualidades que aderezan y engrandecen el humor, ni abundan ni afloran en cantidades recomendables, allende los Pirineos.

Las viñetas satíricas de la desgraciadamente famosa revista francesa, creadas al auspicio de la libertad de expresión, invitan a la siguiente reflexión: dependiendo del tipo y sentido del humor del lector, así como de su ideología, pueden interpretarse como una expresión satírica pero también como un medio de ridiculización. Acepciones ambas comprendidas dentro del género satírico.

Como los franceses, carezco de gracia y chispa, pero no de sentido del humor. Y maldita sea la gracia que me hacen las “jodidas” viñetas. Mas al contrario me provocan rabia y temor. Tan grave y peligroso es el fundamentalismo radicalizado del Islam, como la soberbia y el orgullo que campa por esta occidental y laica vieja Europa.

La libertad de pensamiento y de expresión que garantiza nuestro democrático sistema, no es razón suficiente para dar carta blanca, ni amparar la ofensa que a otros que no piensan igual, pueda producir. Pues aunque sea añejo, al caso viene aquello de que mi libertad acaba donde empieza la tuya.

Lástima que en esta decrépita y milenaria Europa, (carente del tacto que debiera suponérsele), no caiga en la cuenta de que la primera medida a tomar para frenar los atentados terroristas que atemorizan a sus ciudadanos sea MINIMIZAR LA PROVOCACION.

Además el Papa, cuyas reacciones progresistas no dejan de sorprenderme gratamente, está de acuerdo.

También pudiera ser, que el negocio armamentístico no deba cesar por razones estrictamente económicas. -Será un cuento chino-…, ¡otra civilización que tal baila!

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies