La discapacidad y sus planteamientos

Sergio García Soriano

Hace unos años se asumía que las personas con discapacidad intelectual tenían “mentes” similares a las de los niños. Por lo tanto, se hacían actividades y experiencias vitales adecuadas a las edades “mentales” de las personas. Por ejemplo, a los adultos discapacitados se les ponía a jugar en actividades infantiles (jugar con juguetes de niños pequeños) en vez de implicarse en actividades adultas. Para más inri, a “éstos niños eternos” se les quería proteger de las partes desagradables de la vida: la muerte, la toma de decisiones, los contratiempos con las amistades…por lo que fueron criados bajo un paternalismo que les metía en una burbuja insana, y se les separaba de la vida con las mejores intenciones.

De tal manera, que  se producía una estigmatización de ellos, que parecía que no tenían derecho a la palabra, uno de los errores que cometen mis compañeros al hacerles una evaluación es que preguntan a los padres cuando están presentes la persona discapacitada a entrevistar. Es como sí, cada uno de nosotros albergara aún cierto paternalismo del cual nos tenemos que librar. A veces, incluso ponemos una voz infantilizada para dirigirnos a ellos. De esta manera, les estamos poniendo una barrera hacia su integración y hacia nuestra ruptura con los prejuicios sociales

Cuando superviso a padres, educadores u otros psicólogos que trabajan en dependencia, una de mis frases habituales es “Son discapacitados pero no son idiotas” “Tienen un CI bajo, pero no tienen ni un pelo de tontos”. Parece que serían más fáciles de manipular…pero no es así, tienen otra inteligencia que si la logramos ver, entender y potenciar podremos ayudarles y ayudarnos.

Luis Miguel Astorga, actor.

Luis Miguel Astorga, actor.

En algunas de las preguntas que hacemos los terapeutas a la hora de peritar a algún discapacitado, nos vamos a la vida cotidiana y desgranamos  aspectos como hacer la comida, comer, lavar la ropa…-¿Cuántos de ustedes sujetos varones son duchos en estos aspectos?-

Pues bien, según nuestros instrumentos de medida, darían alto en necesidades de apoyos, descubriríamos un tipo de “capacidad no desarrollada”, ahora bien, nuestro juicio clínico les sacaría de tal oprobio. No obstante, hay “disfuncionalidades” que tienen que ver con la ideología de las personas que conviven con la persona con discapacidad, que con las mejores de las voluntades, han alentado un tipo de relación dependiente. -¿Y ahora qué?- -¿Cómo intervenimos sobre eso? ¿Por qué los apoyos (la mayoría físicos) y los recursos solo se plantean   sobre el discapacitado y no sobre toda la estructura de pensamiento familiar y social del mismo?

Psicólogo TEL:660046657

Sergio García

Sergio García Soriano es, Psicólogo de Clínica, experto en pareja y familia, atención en consultas de Madrid y El Escorial. Director de Dunas, casa Rural y espacio de bienestar. Director del dispositivo de atención nacional telefónica 807517504.Colaborador habitual de La Mañana de TVE, La Ser u Onda Madrid entre otros.

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo… .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies