Los límites de la existencia

noticia patrocinada

Alberto V. Jiménez Muñoz

Ha habido siempre múltiples momentos en la vida, en los que nos hemos abstraído, y en una mirada lejana, desde fuera de nosotros, nos hemos inquirido, ¿quiénes somos?, ¿qué hacemos aquí? No pretendo responder preguntas como estas, aun así, describir el jalón que ocupamos dentro  de este entorno en que pululamos.

A caballo de dos entornos, el de la física cuántica y la relativista, y lo que es el “tejido del universo”  formado entre y sometido a sus pautas, estamos dentro de una “caja” conformada de leyes, y de ese conjunto, nos afectan directamente, un  subconjunto del  anterior, que son las que tienen que ver con nuestra vida, tejido que nos soporta, procesos vitales.

Para Ritchie, la vida es el fenómeno más misterioso y sorprendente que existe, no se puede definir, pero sí encuadrar dentro de unos atributos que son la reproducción, el metabolismo y sensibilidad. Si bien, dentro de lo que es la reproducción voy a hacer referencia a la adaptación por ende evolución y herencia.

Si bien, el universo está limitado por la velocidad de la luz y los procesos físicos que se dan cuanto más se está al borde de ella, deformaciones del tiempo y espacio, que dan pie a la teoría de la relatividad, así también el umbral de la materia, a medida que disgregamos esta en lo más ínfimo, llega a ser energético, la teoría de las cuerdas, nosotros nos encontramos, mal dicho pero para que se entienda en un punto intermedio.

La masa de la tierra, al conformarse esta, da lugar a una gravedad que junto a los materiales que la conforman y procesos eléctricos procuró el que se diera lugar a  una serie de moléculas, que serían los ladrillos del soporte orgánico. De  aquel caldo primigenio sometido a constantes descargas eléctricas, vulcanismo y demás, fueron asociándose átomos, hasta dar moléculas cuales son los aminoácidos, que serían los ladrillos de las proteínas. Empezaron a aparecer unas telillas esféricas, que emulaban en forma, a lo que fueron las posteriores células, los coacervados.

La vida se abría paso en un constante proceso de prueba, error, acierto y he ahí que los aminoácidos eran los diferentes hilos con los que se tejería cada proteína en base a unas órdenes venidas del baúl o matriz de lo que serían los caracteres del ser vivo, los cromosomas y sus genes. Los cromosomas contienen hileras de genes que traducidas mediante copia, a ácido ribonucleico este al ser leído por los ribosomas, como si fuera el anterior una cinta cassette y el ribosoma el cabezal, ordenaría según esa lectura, la unión de diferentes aminoácidos, seguimos el símil, serían los sonidos sueltos, dando lugar a una proteína, que sería la canción, la cual junto a otras sería las que darían lugar a las diferentes reacciones que se traducirían a cómo somos, es decir, el álbum de canciones generaría una reacción de más o menos belleza, más o menos empatía, etc. que en este símil seríamos cada uno de nosotros .

No obstante todo este proceso lo acota la viabilidad del entorno, pues tiene que ser compatible y si no lo es, buscar mecanismos de adaptación, grabarlos en el haber genético para que los siguientes seres en reproducirse lleven la ventaja impresa e implícita. Por lo que, el proceso de reproducción celular puede llevar también errores, esto es, si el error es ventajoso se graba también en el material genético, siendo preponderante el ser con la ventaja, y el otro abocado a la extinción. Estos errores son las famosas mutaciones, buenas y malas, a veces avivadas por circunstancias externas, materiales, radiaciones…Todo este conjunto dará lugar a la evolución, tanto el conjunto de adaptaciones como de mutaciones favorables.

El intercambio de material genético entre seres es otro factor para la disparidad. Toda esta evolución y procesos favorables acumulados  fueron capaces de proveer un soporte en el que anide la consciencia…ya ahí no voy  a meterme en temas metafísicos.

Si bien el factor ambiental externo,  quizás la formación de la luna, que ya con la vida en auge, no era tal cual es actualmente, la gravedad diferente que ejercía sobre la tierra, hizo que en esta llegaran a dominar seres de ingentes dimensiones, para lo que conocemos ahora, tal cual pasaba con la floresta. He ahí los dinosaurios, reptiles de sangre caliente, cuello muy largo, los sauropodos, quizás tenía que ver con el tipo de alimentación junto con esa influencia en cuanto a la gravedad lunar, veamos que hasta que la sangre llegue al cerebro de estos seres, recorriendo un estrecho cuello de varios metros, las condiciones físicas implicaban factores externos diferentes y entre ellos la luna. Los terápodos, principalmente carnosaurios a dos patas, y que se alimentaban de los anteriores, entre otros, adolecían de esta característica.

Como bien sabéis hubo, un cataclismo provocado por la caída de un meteorito de ciertas dimensiones que, dio lugar, debido a las condiciones ambientales creadas, a la extinción, principalmente de estos gigantescos reptiles de sangre caliente. A veces pienso en “el caos ordenado” bajo una batuta invisible, la aparente casualidad que nos lleva a ver que hay en realidad una causalidad…He ahí el resurgimiento con pequeños mamíferos que pudieron sobrevivir, y en el devenir de los tiempos nuestra especie, donde la consciencia se hace presente a  gran nivel.

Desde aquellos inicios de la vida en el arcaico y después en el periodo algonquino hasta nuestros días, nuestra carga genética tiene recuerdo de los diferentes estadios por donde se ha discurrido. El embrión humano, por ejemplo, en su temprano desarrollo tiene como los peces, hendiduras branquiales que después, en el desarrollo posterior, desaparecen, etc…

Con el desarrollo de la técnica de edición de genes CRISPR, algo hace pocos años insospechado, estamos a las puertas de aquél Parque Jurásico, imposible.

Mientras fuera, a altas velocidades, casi la de la luz, los agujeros negros, quizás estrellas tan enormes y de tanta gravedad, que un día al aumentar esta, fue tan fuerte que comprimió su masa en un punto, haciéndola desaparecer y dejando un sumidero con los efectos bastos y gravitacionales de una masa, que atrae todo lo que la rodea, hasta hace que pese la luz, el fotón como corpúsculo, no hablo como onda, llega a pesar y ser engullido. Esta deformación gravitacional, que atrae todo acelerándolo casi a velocidad de la luz, ¿dónde va? ¿Otro universo? ¿Puerta espacio tiempo?, ¿otra dimensión?…Matemáticamente hay otras muchas dimensiones demostradas, pero que debido a la dimensión/es  que soportan la materia que nos constituye nunca podremos saber directamente.  Cada vez más la teoría del Big bang pierde fuelle. Lo que es real debido a que en el espectro se tiende al rojo, es que el universo se expande y las galaxias se van alejando entre sí, ganando algo a la nada, tanto como energía o materia…recordemos que la materia es energía condensada, es como el vapor de agua al chocar contra un cristal frío forma esas gotas que conocemos.

¿Es posible que existan otros universos y además con otras dimensiones? La posibilidad existe, no lo podemos negar. Matemáticamente es posible, pero comprobar… ¿cómo podríamos comprobar los espacios de Mikowsky, sino a nivel matemático? …Es difícil medir algo que supera a tu “medio”, con herramientas de tu “medio” …

Con estas líneas pretendo crear reflexión, más allá de los teléfonos móviles, de nuestros cubatas, de nuestras horas de hipnosis en la caja tonta y en el fútbol, hay siempre algo más.

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies