Parte del proces


 

Ricardo Ruiz de la Sierra

He conocido un profesor de instituto de Alicante que se tiene que exiliar de su tierra. La razón es que se niega a dar su asignatura en catalán (a mí que no me digan que es distinto al valenciano). Está claro que la Comunidad Valenciana y la Comunidad Balear forman parte del plan para la independencia (PROCES). El socialismo sigue mirando con ojos comprensivos a la xenofobia catalana a pesar de haber demostrado su carácter retrógrado y supremacista. Ya hace muchos años que el muro del idioma también se está levantando en la comunidad valenciana y en las baleares para separar los mal llamados países catalanes (condados del reino de Aragón y reinos árabes incorporados). Imponer el catalán es tan ridículo como que nos obligaran a todos a saltar las hogueras en la noche de San Juan. Siempre he sostenido que cada uno se exprese como le dé la gana si sus interlocutores le entienden. El catalán no se había olvidado ni en Alicante cuando estaba prohibido pero, si una lengua se deja de hablar a causa del progreso… que la estudien los lingüistas. A lo largo de la historia humana se han perdido muchas y la cultura no ha disminuido en nada, muy al contrario. La lengua es solo un convenio de signos para trasmitir ideas y emociones. Su diversidad es una barrera más para la movilidad y el entendimiento entre seres humanos. A mí no me importaría que se perdiera el castellano y todos habláramos en inglés o chino.

La gente normalmente ama su terruño y sus tradiciones (se arraigan fuertemente en la infancia), pero hay que tener cuidado que el “sentimiento de pertenencia” no le instrumentalicen los políticos nacionalistas. Ellos hablan continuamente de riesgo de perder su cultura por el turismo (que les ha traído la prosperidad), de la discriminación del catalán (que se está pasando al castellano), de victimismo durante el franquismo (que no me creo que fuera la principal causa de su declive) y de lucha (contra quién no le da la gana hablar en otro idioma, entendiéndole todos sus alumnos, pacientes, clientes, etc.). Lo cierto es que las fiestas y las costumbres no solo no se pierden con el estado autonómico, sino que la de moros y cristianos de Alicante se celebra más que nunca. Tampoco son posibles Monstruos especulativos como Benidorm. Algún joven alicantino que trabaja en la hostelería se ha creído la promesa de que con la mini república su sueldo no será de mierda, que la desunión de España les hará más fuertes, aunque luego intenten unirse a la UEE o que no serán manejados por el centralismo barcelonés.

En definitiva, van convenciéndose de que son diferentes de sus papas castellanos, extremeños, andaluces, etc. El nacionalismo es la patología de la raigambre, una espiral tribal que acaba en su propio ombligo y que anula la otra mitad del ser humano: su individualidad.

La coherencia de este valiente profesor de filosofía yo creo que tiene que ver con su asignatura y porque no tienen hijos pues otros compañeros de trabajo no pueden hacer lo mismo. Decía Sartre “solo los que resisten hasta el final son imprescindibles para todos los demás” porque nos abren los ojos y ayudan a hacer un mundo mejor. La Comunidad Valenciana seguro que ha perdido un buen profesor (por lo que comentaban sus alumnos) y no podrá recibir a los mejores porque es difícil que hablen catalán (ni siquiera se podrán presentar a las oposiciones). La insensatez nacionalista ya ha arruinado muchos territorios cosmopolitas y acogedores como Alicante, manipulando a su gente. El miedo a plantarles cara ha hecho el resto del trabajo, incluso sin convencer a la mayoría de sus ciudadanos.

Los acontecimientos en la Comunidad Valenciana y Balear siguen el mismo proceso que en Cataluña con la connivencia de las formaciones políticas. Se pone feo para el trasiego de madrileños de vacaciones o jubilados residentes de todo el mundo por su benigno clima. Una de ellas me dijo, sin venir a cuento, que a ella no la echaban de su casa ni los bomberos.

 


Ricardo Ruiz de la Sierra

Ricardo Ruiz de la Sierra, es un escritor que empezó a escribir movido por su inquietud humanística y el interés hacia la espiritualidad y colaborador de medios tan prestigiosos como el periódico “ABC” y diversas publicaciones en cartas al director en “El Mundo” de Valladolid y “El Norte de Castilla”, actualmente coordinador de las jornadas literarias de Ateneo Escurialense.

1 respuesta

  1. Ángel Mazo dice:

    Muy bien explicado, Ricardo. Ya sabes que participo de esta opinión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por   primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos   para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como   spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo…



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies