Ruta Las Navas-Puerta del Sol; La crónica

noticia patrocinada

No nos habíamos olvidado de la crónica de la ruta del pasado sábado Las Navas-Puerta del Sol, pero pensamos que mejor que contarla nosotros solo con datos reproduciros esta de un participante en ella, José Luis Mendez y José Sánchez parte de “Los Eskaladores” fotógrafo de la ruta, muchas gracias por ello “Josés”.

Nuestra más sincera enhorabuena a todos los que tomaron parte en esta aventura, y a preparar la del próximo año.

Sois muy grandes.

Cosas de un Pueblo.


Sábado 15 de diciembre de 2018.

Plaza del Cristo – Puerta del Sol.

Por tercer año celebramos una edición más de la que se convertirá con el devenir de los años en un clásico del deporte navero que tanta afición genera, como es el ciclismo de montaña.

Con la puntualidad del Ave salimos a las 08:00 h., después de la foto de rigor de todos los integrantes de la marcha en la Plaza del Cristo de Las Navas del Marqués; las bicicletas portan luces, pues el día aún no ofrece luz natural para circular por los caminos entre pinares frondosos, en los que tardan en penetrar los tímidos rayos de sol que hoy brillan por su ausencia, pues el día está nublado y lloviznoso.

Veintinueve somos los individuos que partimos por caminos muchas otras veces transitados a pie, con burra, con caballerizas y con bueyes tirando de carros por otros paisanos nuestros en otras épocas. Haciendo honor a ellos, ahora lo recorremos en bicicleta de montaña.

La ruta discurre con normalidad (como siempre yo de farolillo rojo, con respeto en las bajadas y atascado en las subidas). Primer incidente para destacar fue a la altura de la empinada cuesta de acceso a la estación de Santa María, rotura de cadena de “el Fa”, por si entonces no te lo dijo nadie ya te lo digo yo ahora: “es que hay que cambiar de piñón en las pendientes fuertes señor Fa”. Una vez solventada la avería seguimos con el ascenso hasta la Cruz Verde donde nos espera el apreciado bollo de Justo Sauco (tómese el bollo en el buen sentido de la palabra) como desayuno reponedor de fuerzas. Aquí se unen a la marcha otros cuatro compañeros para conformar el grupo completo que toma rumbo bajada hacia Zarzalejo, donde recogemos a otro compañero más, independiente, amigo de Justo y otros dos amigos escurialenses de Hernando. Otros incidentes acaecidos en la mañana sin mucha importancia fueron la caída de Arturo Mahou, causada por una pequeña carcabera, que daría envidia  al forajido Serafín, cayendo éste a un charco por culpa de un barrillo resbaladizo; asistimos también a la tradicional pesca del salmón de río en el “arroyo de Molón”, el agua le llegó casi hasta la cintura; algún kilómetro después un cuádriceps rebelde causó un fuerte dolor que llevó al suelo a Alfredo, pero la pronta, esmerada y profesional actuación del Doctor y sus expertos masajes lograron que se contuviera la rotura muscular y quedara solamente en el susto de poder haber estropeado la ruta; y llegando ya, en Madrid Río, resbalón de rueda delantera al saltar un bordillo del intrépido Jesús Jandrilla, dando con sus sexagenarios huesos en el suelo.

Destacar que no hubo ni un solo pinchazo, al contrario que en la pasada edición, lo cual fue razón para adelantarnos sobre el horario previsto, en esta ocasión en más de dos horas, unido a la realización de una ruta limpia, clara y abierta donde las liebres han conducido al resto del pelotón por caminos y veredas a un ritmo trepidante de 18 km/h. de media durante los 86 kms. de la ruta.

También hemos de resaltar el abanico de edades de los asistentes desde los 15 añitos de Marquitos y David (que esta vez no se han perdido por urbanizaciones de alto standing en busca de oportunidades…) hasta los casi 73 del tío Felipe; variedad también y representación, como no podía ser de otra manera, de todos los grupos ciclistas del pueblo, Matalacarrera, Asaltamontes, Aritmete, Fuerapistas, Eskaladores élite, Eskaladores A, Eskaladores B, Eskaladores C, más algunos independientes sin afiliación conocida. Todos completaron una ruta que es apta para cualquier edad lo cual debe animar a incrementar la participación año tras año (primera edición 8, segunda edición 16, tercera edición más de 32 ciclistas).

Sobre las 14:20 h. realizamos apoteósica entrada por calle Mayor hasta la Puerta del Sol, donde somos jaleados y animados con gritos de “vivan los ciclistas, vivan los Eskaladores de Las Navas” que se escuchan desde las aceras provenientes del gentío atestado estos días por las peatonales calles del centro de la capital, multitud de personas que nos fotografían y nos graban en vídeo con sus celulares.

Tres tradiciones más quedan por realizar una vez allí, foto del grupo con presentación de honor de la enseña bandera de Las Navas ante el reloj de la Puerta del Sol; comprar todos el mismo número de lotería que a buen seguro este año sí toca, y si no, pues salud para volver al siguiente; y celebrar triunfantes nuestra llegada a la capital del reino con la degustación de un bocata de calamares de “El Brillante” de Atocha.

Con esto una vez más concluimos la gesta de habernos desplazado desde casa al centro de la nación en una mañana divertida, sana y deportiva que nunca olvidaremos y trataremos de repetir año tras año.

Si la progresión se mantiene en un par de años alcanzaríamos la cifra del centenar de ciclistas naveros o allegados cursando la que a buen seguro será famosa y nombrada ruta de Plaza del Cristo a Puerta del Sol, la cual formará parte de las grandes rutas nacionales e internacionales tales como la Ruta de la Seda, la Ruta de la Plata, el Transiberiano, La Ruta 66, El camino de Santiago, la ruta de la Trashumancia, etc. No alcanzará esa importancia tanto por la distancia, sino por el esplendor que logrará adquirir y brillo que dan sus participantes y que disfrutarán nuestra generaciones descendientes dentro de cuatrocientos o quinientos años.

Pero los cimientos hemos de ponerlos ahora, año tras año, sin faltar a la cita aunando cada vez más compañeros de los diversos grupos de la localidad y aledaños (en esta ocasión  se sumaron a la cita dos ciclistas del Escorial y otro compañero que recogimos a nuestro paso por Zarzalejo). Por eso desde aquí quiero apostar también por Turismo Las Navas, para mejorar y aumentar este sector de futuro, por esta población nuestra que sin perder sus raíces abulenses y su cuna castellana sirva de nexo entre Madrid y Castilla y León. Y realizo una petición de unión y colaboración entre los diferentes grupos ciclistas para alentar esta incipiente ruta y que vaya creciendo hasta que logremos no solo que sea Las Navas Plaza del Cristo hasta Madrid Puerta del Sol, sino que pueda convertirse en una vía de ida y vuelta, que sirva como reclamo turístico-deportivo y sea una forma más de atraer visitantes hasta Las Navas, que pueda realizarse con salida desde Puerta del Sol y llegada a Plaza del Cristo y sea conocida por todos los cientos de grupos y clubs ciclistas y deportivos de otras disciplinas de Madrid y alrededores, pues también sería susceptible, además de en bicicleta de montaña, realizarse corriendo, andando haciendo senderismo, incluso a caballo, teniendo su llegada en nuestro pueblo y brindando la ocasión a todos los visitantes de que disfrutaran del maravilloso entorno natural que ofrece nuestro término, así como la acogida que se les daría por parte de todo el sector comercial y hostelero, y el apoyo que se les prestaría a estos turistas deportistas desde la corporación municipal.

Para cerrar esta crónica me gustaría que apliquemos el refranero castellano y frases de autores unos y otros respecto a las rutas y caminos, cada lector tome de estos el que más le guste y le aplique a su vida:

“Si te preocupa caerte de la bicicleta, nunca te subirás en ella”

“Para tu vida, elige una ruta, no una rutina”

“En largos caminos se conocen los amigos”

“No estoy perdido, solo exploro nuevas rutas”

“No siempre el mejor camino es el más corto”

“Si tomas un mal camino, no esperes un buen destino”

Hace justamente un año escribía unas líneas sobre la segunda edición de esta ruta titulándola “La conquista de Madrid”, hoy debo reseñar que hemos reconquistado Madrid con esta tercera edición, y también escribía en esa crónica que siempre recordaría esa jornada. Pues bien, hoy debo decir que ya son dos las rutas que siempre recordaré. Se han dado todas esas circunstancias positivas para volver a repetirla, como climatología benévola, estupendos compañeros de ruta, finalización de todos sin incidentes graves, una ruta donde vamos todos juntos, esperando y recomponiendo el grupo en cada cruce. Se echó de menos a todos nuestros colegas habituales, invitados e históricos que por trabajo, lesiones u otras causas no han podido acompañarnos este gran día, a quienes desde aquí mando un especial recuerdo. Os esperamos para la cuarta edición.

En algún sitio he leído “si dejas que pase el tiempo sin hacer nada, pronto te darás cuenta de que solo vas a vivir una única vez”. El tiempo usado este día es vida, la ruta realizada el sábado es vida, aprecias vivir días como éste, rodeado de gente que sabe reír, que no es vanidosa, que defiende la dignidad y honradez, que no duda en ayudar, que no huye de la responsabilidad, que está al lado del débil, que es generosa. Gracias de nuevo compañeros por dejarme pasar días como éste a vuestro lado.

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies