SILENCIO MALDITO

noticia patrocinada

Hoy estrenamos colaboración en forma de relato, y este dedicado a ese tema tan escabroso como necesario en nuestras vidas “la pareja”.
Recordar que podéis enviarnos vuestros relatos, poemas, opinión al correo [email protected]

Cosas de un Pueblo.


12699058_790361434403955_1505031480_o

Hay una leyenda oriental que nos cuenta que existe un hilo rojo invisible atado al meñique de la mano que nos une a quien realmente es nuestro gran amor y que ni el tiempo ni la distancia puede romper.

Es posible que alguno de nosotros hayamos encontrado el otro extremo de nuestro cordel, ese gran amor que lo llena todo,pero que por circunstancias ajenas haya quedado solo como un recuerdo.

Ése que al revivirlo provoca una sonrisa seguida de una lágrima. Ése que tenemos oculto en el lugar más recóndito de nuestro ser como el secreto mejor guardado al que nadie puede acceder salvo uno mismo.

” Era la madrugada del sábado. Dormía plácidamente cuando la despertó el sonido inesperado del whatssap. Quién podría ser a esas horas? Tuvo una corazonada! Dió un sobresalto, palpó a tientas la mesilla hasta topar con el móvil y entonces vió su nombre! Sí! Era él!!
Se incorporó de inmediato, leyó una y otra vez ilusionada su mensaje.
Cuánto tiempo había esperado ese momento!Cuántas veces le había pedido hasta en voz alta como si pudiera oirla:”Por favor dime algo! Lo que sea!”.
Después de tantos meses enviándole mensajes como si los lanzara al mar en una botella…una tras otra sin saber si llegarían a sus manos por fin le llegaba la muestra de que así era.
Le inquietaron aquellas palabras, que no por ser escasas eran de poca relevancia.
Eran dos preguntas que requerían la misma respuesta.
Le llevó unos breves instantes responder. Era tal su impaciencia que no se dió tiempo suficiente, lo que resultó…en un desastre. Fué una sucesión de reproches…todo un diálogo caótico! Un torrente de palabras que sin poder detener,la ahogaron hasta casi enmudecerla,sin permitirla poder expresar todo cuanto tenía dentro. De pronto se encontró sumida en su soledad! No dejaba de preguntarse perpleja: Por qué? Qué había pasado? Solo tenían una oportunidad y la habían perdido? Por que no fué capaz de decirle lo que sentía? Que quería verle,estar con él! Ir de su mano sin importarle dónde ni hasta cuándo! Y sin embargo porque si dijo lo que no queria decir? Aquellas palabras fueron como flechas envenenadas directas al corazón.

12751650_790388004401298_1672629075_o
Qué gran impotencia le sobrevino! Se sentía como una muñeca de trapo llevada por la fuerza bruta de un tsunami entre corrientes de aguas turbias,golpeándola contra todo tipo de obstáculos imposibles de esquivar en un descontrolado torbellino que se la había tragado sin más.
Comenzó a hablar sola como solía hacer cuando la podía la rabia…la ayudaba a desahogarse, a ver las cosas desde otro prisma que no fuera el suyo, a reparar daños, a saber que hacer! Entonces recordó la primera vez que le vió…No podía decir cuándo se enamoró de él! Si fué cuando él por sorpresa se abrazó a su cintura por la espalda…una de sus escenas favoritas! O en el primer beso en la puerta de su casa en el que derramaron toda su alma!
Pero ya no tenía sentido torturarse más. Todo había sido un desatino que abría entre ellos una grieta por la que se perdía toda posibilidad de un reencuentro.
Su mente le convirtió en leyenda, como esos grandes genios que en su pleno apogeo nos dejaron,teniendo toda la vida por delante quedando inmortalizados en la memoria de la historia por siempre. Así le sentía..inmortal! Su mente había atrapado los pocos momentos vividos con él y no pensaba soltarlos jamás. No le permitía que pasara ni un día en que la hiciera revivir alguno de ellos sino todos. La mantenía presa en sus recuerdos. Era una quimera…ese sueño truncado pero que no se rendía, se negaba a aceptar ese errado final. Ella estaba convencida de que él sentía igual. Que ese amor retenido era lo más real que habían vivido, lo más intenso, lo que quizás nunca mas volverían a sentir. Si alguna vez se cruzaran por la calle, pensarían en esa realidad pero…qué podían hacer ya? Solo les quedaba resignarse a soñar, vivir condenados a no poderse amar…a no poder olvidar! A compartir sus vidas con la persona equivocada. Callar a su corazón en su reclamo de su gran amor en un silencio maldito.
Aún visita aquel columpio donde observada por la luna como si fuera él quien lo hiciera…mira las estrellas recordando la historia mas corta pero la más bella.”

12735759_790371694402929_2053163351_n

G. A. Bécker escribió:”Yo voy por un camino,ella por otro, pero al pensar en nuestro mutuo amor, yo digo aún: ‘Por qué callé aquel día‘. Y ella dirá: ‘Por qué no lloré yo’.

Y yo te digo: No calles! Si hay que llorar…llora! Haz lo que tengas que hacer con tal de no dejarlo escapar. Un amor así, no siempre, ni todos consiguen poseer en toda su vida! Si lo tienes…no lo pierdas! quizás nunca lo vuelvas a encontrar.

MaSaMor Trapecista en la luna.

Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por primera vez pasara por un control de aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies