Taller de Escritura: París era una fiesta


íPARIS ERA UNA FIESTA


Silvie está en casa dentro del edredón con unos tapones color verde fosforito en las orejas. Su nariz tiene un color rojizo y al lado de su almohada tiene una caja de clínex a punto de vaciarse. Lleva dos días metida en la cama con la luz apagada y las persianas bajadas. Su móvil registra ya treinta llamadas perdidas de sus padres, y múltiples conversaciones de WhatsApp sin leer.

Silvie vive en un primero en Motmartre; al ser un piso interior tiene una ventana con vistas al jardín del edificio por la que un simpático gato blanco se cuela de vez en cuando; Silvie no se puede resistir a alimentarle. Ya es domingo, es día 15 de noviembre; decide abrir la persiana y la ventana para ventilar sus 19 metros cuadrados. Se ciega con la luz, su amigo peludo se cuela dentro. No tiene comida en el plato de plástico donde suele dejarle algo para que picotee; comienza a arañar el sofá, hasta que SIlvie reacciona; saca un sobre de jamón cocido del frigorífico que llevaba ya dos días malo.

El gato se alimenta y se marcha mientras Sillvie coge el móvil y va leyendo los mensajes de quienes le han escrito. A penas lee ninguna, pero se detiene ante el de su amiga Alba: “¿Qué tal estás churri?, ¿nos acercamos a lo de Notre Dame?”  “ok. A las 18 en Rívoli”.

Dan las 17:15 y Silvie sigue sin haber salido de la cama. Con el poco ánimo que le queda se incorpora, se saca los tapones de los oídos -ambulancias sin parar- y se mete en la ducha. Le sienta bien el agua tibia, pero en seguida se derrumba y empieza a llorar desconsolada.

Ya es viernes, y aunque el día 13 no augura nada bueno, Silvie sale de casa con sus tacones por primera vez desde hace muchos meses. Se ha pintado de rojo los labios, pues Alex, después del concierto, va a juntarse con ellas para tomar una copa. Se sube al metro y trata de ignorar las miradas de casi todos los tíos de vagón. ¡Joder, esto es París, ni que nunca hubiesen visto a una chica joven y mona!

Baja en la parada de Rívoli y allí le está esperando Alba, un poco apurada y nerviosa. Le dice que se ha dejado la cartera en casa y le pide que la acompañe a por ella. Andan cinco manzanas hasta el museo Pompidou, giran por la calle Rambuteau, y consiguen no caerse de los tacones a pesar de las zancadillas que les ponen los adoquines.

Suben hasta el sexto piso sin ascensor del número 52 del Boulevard Sebastopol, donde vive Alba, Silvie se sienta en el sofá, se quita los zapatos.

  • Estoy muerta, ma cherie. T’as quelque chose pour boire ?
  • Sí claro, no hay prisa, podemos salir un poco más tarde. Tengo vino, ¿te va bien?
  • Ça marche!

Las dos amigas se encuentran en el sofá con dos copas de vino, y brindan por la noche que les espera. Las que fueron dos copas terminaron siendo seis, y sobre las ocho y media de la tarde ya con la botella vacía y a punto de volver a calzarse, comienzan a recibir llamadas. Sus padres y amigos les preguntan si se encuentran bien, que no salgan a la calle y que enciendan el televisor.

Ponen el canal de noticias TV5.  Observan asustadas a la presentadora dando la última hora. Un atentado en la sala Bataclan. Alba y Silvie se cogen la mano; y se quedan en silencio cinco minutos mientras escuchan el cruel testimonio hasta que Silvie dice lo que las dos están pensando: “Alex está ahí”.

Coge el teléfono móvil y le llama repetidas veces, pero no responde…Un grito seco y ahogado le rompe por dentro. Dan las 17:15 y Silvie sigue sin haber salido de la cama. Con el poco ánimo que le queda se incorpora, se saca los tapones de los oídos -ambulancias sin parar-.

 

Elena Amador Hervás

 


No hay respuestas

  1. 23 febrero, 2021

    […] tal estás churri?, ¿nos acercamos a lo de Notre Dame?” “ok. A las 18 en Rívoli” … Source link : https://cosasdeunpueblo.com/taller-de-escritura-paris-era-una-fiesta/ Author : Publish date : 2021-02-22 10:11:15 Copyright for syndicated content belongs to the linked […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Cosas de un Pueblo no se hace responsable de los comentarios vertidos en la web. Todo usuario que comente por   primera vez pasara por un control de aceptación. No se publicarán, insultos o demás que puedan resultar ofensivos   para cualquier persona. Los comentarios con mails "temporales" no serán publicados, y se les identificara como   spam. Solo aceptamos correos “verdaderos” como: Hotmail, Gmail, Outlook, Yahoo…



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies